Posts Tagged 'Alpes'

La Aguja Blanca

Nuestro plan (destino) original para el verano del 2008 fue un poco diferente, pero por varias razones el grupo KODIAK (de cual formo parte también) ha decidido ir a los Alpes, con los siguientes objetivos principales: Weisshorn (4506 m), por la arista este y Pizzo Badile, por la arista norte. BusyBee y yo nos hemos acercado a los Alpes desde Barcelona, mientras las otras 9 personas desde Cluj-Napoca, y nos hemos reunido en Randa, en el valle de Zermatt. La primera semana, dedicada al Weisshorn, montamos “campo base” en el camping Attermänze (~1400 m), que esta situada entre los pueblos de Randa y Täsch. Por cierto, un camping muy acogedor, mucho más que la alternativa que había a la parte superior de Täsch.

Attermänze Camping

Attermänze Camping

Sabíamos que la ascensión al Weisshorn es muy larga y técnica, por eso antes de intentarla preparamos una salida más ligera, de aclimatación, al pico Alphubel (4206 m). Detalles en la crónica de BusyBee en el foro CIMA.

Para los que quieren ascender el Weisshorn por la arista este el punto habitual de partida es el refugio Weisshorn (Weisshornhütte en alemán, 2932 m), a 3h-3.5h de nuestro camping. Como desde aquí solo se suele hacer el Weisshorn, normalmente no esta muy lleno y hemos conseguido reservar 9 plazas con un solo día de antelación. Los 2 que no han reservado no querían probar el Weisshorn y se han dirigido hacia el Dom. Aparte, de los 9 que hemos subido al refugio, solo fuimos 7 que planeábamos intentar el Weisshorn.

La previsión para el día del pico era buena, nos acostamos con la idea de levantarnos a las 2h, para salir a las 3h de la madrugada. Después de la cena hablamos con uno de los guías que era allí con un cliente y nos aclaró algunas dudas sobre la ruta. Nos acostamos pronto, preparando fuerzas para el gran día, protegidos del frío de unas nórdicas impresionantes que nos permitían dormir solo con ropa interior. Suena la alarma, abrimos los ojos, pero no hace falta levantarnos… por la ventana podemos observar bien la tormenta que hay fuera, y no cabe duda que no es nuestro día de cima. Ninguno de los guías sale tampoco, y después de una consulta rápida entre todos decidimos dejarlo para el día siguiente. Es difícil volver a dormir, estamos pensando por si el tiempo nos permitirá el día siguiente salir, por si no, tendremos que bajar. A las 5h vemos que sale una cordada de dos, equipados, parece que van a intentar el pico. Fuera el tiempo parece perfecto, se ven las estrellas! Pero pensamos que es muy tarde salir ya, y nos quedamos en la cama hasta las 8h.

Como tenemos un día entero a la disposición, decidimos ir a explorar un poco la primera parte de la ruta, que tendremos que hacer de noche, así el día siguiente iremos mas rápido. Estoy guardando todo en el GPS también, igual nos ayudará. Una vez pasado el glaciar Schali, aproximadamente a 3300 m se entra en una arista lateral, con roca muy friable, que luego llega a la arista principal en el punto conocido como Frühstücksplatz (sitio de desayuno, ~3900 m). Algunos del grupo deciden guardar fuerzas y dan la vuelta, somos 5 que continuamos. Hay un trozo de 20 m donde aseguramos con cuerda, luego vamos sin encordarnos. No es una zona que se puede disfrutar, pero continuamos bastante tiempo, aunque sin llegar al Frühstücksplatz. En el camino nos encontramos con los dos que salieron a las 5h que van muy de prisa: no han hecho cima, pero solo porque no se pueden quedar en el refugio, bajaran hoy hasta Randa.

Entrando en la arista lateral

Entrando en la arista lateral

El día siguiente nos levantamos de nuevo a las 2h de la madrugada. Miramos fuera: el tiempo perfecto! Los guías también se ven preparándose, estamos bastante emocionados y nos juntamos a la preparación general. Como no, salimos los últimos, alrededor de las 3:15h, pero vamos a buen ritmo. El hecho de haber pasado el día de antes por el glaciar nos ayuda mucho, vamos seguros sin necesidad de buscar el camino. Hemos formado una cordada de tres y dos de dos personas, yo voy con los más experimentados en la cordada de tres. Mi cordada llega primera al Frühstücksplatz… y finalmente podemos mirar ya la arista principal, lo que nos espera! Solo mirarlo, mi ritmo cardiaco ha aumentado aun más encima de lo que llevaba por el esfuerzo y altura: una arista de roca muy expuesta, seguida de unas palas de nieve empinadas que llegaban a la cima. Se veía una cordada atacando el primer gendarme, luego otras que han llegado mas lejos. Al salir a la arista principal ha llegado el viento también, y aunque no haya ninguna nube, estamos casi a 4000 m y el frío aprieta. Decidimos no esperar a los otros, nos encordamos y empezamos la parte interesante, yo con la adrenalina atope.

De gendarme a gendarme

De gendarme a gendarme

Ya he visto como le ha costado a la cordada anterior pasar del primer gendarme, en libre es de IV grado, que en este frío, altura y exposición psicológicamente me parece un 6a. Menos mal que había una chapa con una cuerda fija de 1 m, para pasar la parte mas vertical, y todos conseguimos pasar sin problemas. Durante de toda la salida mantenemos el mismo orden entre nosotros, yo voy segundo de los tres.

Estamos mirando hacía detrás, y vemos una cordada nuestra parada en el Frühstücksplatz, están mirando la ruta, pero no se mueven. Pasados unos 10 minutos los vemos en el mismo sitio, y después de un rato, desaparecen… ya sabemos que han dado la vuelta, pero no el por que. Y que ha pasado a la tercera cordada? Pero no hay tiempo para pensar, hay que seguir. Vamos en ensamble, bastante rápidos, pero aún así, las cordadas con los guías se nos alejan. Conocen muy bien el camino, van muy seguros y muy rápidos, aunque tengan clientes poco preparados.

La arista es muy chula, pero vamos tensos… hay trozos donde efectivamente no caben los dos pies uno al lado del otro, és como si fuéramos caminando encima de un cuchillo. A los dos lados, una caída de mas de 700 m: a nuestra derecha pala de nieve de 70-75 grados, a la izquierda, roca, de la misma inclinación media. Sabemos que al caer, no hay manera de pararse con el piolet, los otros tienen que tirarse al otro lado, o nos vamos todos para abajo. Es el tipo de sitio que te hace preguntarte: “¿Pero qué hago yo aquí?”

Antes de pasar el último gendarme y ponernos los crampones, tenemos que hacer una parada técnica algo más larga: un miembro del equipo ya no puede aguantar el mal de pancha y tiene que liberar material reciclable de su cuerpo, que no es una operación muy agradable con el frío y precipicio de ese sitio.

Desde lejos, la pala de nieve no parecía muy larga… pero la arista era casi horizontal, solo ganamos 150 m de desnivel pasándola. Nos quedaban mas de 400 m de desnivel! La nieve era en buen estado: dura, bien pisada, pero ha habido unos cuantos puentes de nieve donde tuvimos emociones. Se progresaba bien, quizás un poco lento… la altura, aunque nos hemos aclimatado, se notaba bastante.

Progresando por la pala de nieve

Progresando por la pala de nieve

Cuando nos faltaban 200 m de desnivel, la gente con guías ya estaba bajando. Notamos una persona que iba bastante insegura, parecía muy cansada, y no podíamos no preguntarnos como llegará hasta el refugio en ese estado.

Los últimos 20 m antes de la cima normalmente son escalada en hielo según descripciones de la ruta, y nos hemos preparado con los tornillos necesarios para pasarlos. Sin embargo, los calores de este verano han dejado poco hielo, y el sitio se ha convertido en roca con una capa muy fina de hielo, bastante difícil de pasar… pero al final llegamos a la cima!!! Por cierto, es una de las cimas donde no se pueden hacer reuniones de centros excursionistas, no caben más de 6-7 personas a la vez. Nos aseguramos de la cruz, y podemos disfrutar las vistas: se ve el Mont Blanc, Dent du Géant, el Cervino, …, todo! Que suerte que tuvimos con el tiempo!

Cima!

Cima!

Hacemos las fotos de rigor, y nos preparamos para bajar. Estamos un poco preocupados, sabemos que la mayoría de los accidentes pasa en las bajadas, que el tiempo puede cambiar rápidamente, así que siguiendo con máxima concentración, empezamos la bajada. Y en ese momento llega una cordada de dos, por la arista norte a la cima, una arista que era aún más expuesta. Y son unos hombres de 50 y 60 años! Todo mi respeto… wow! Nosotros seguimos bajando, a buen ritmo, pero dentro de poco nos llegan, nos pasan y desaparecen… impresionante. La bajada, sin problemas, cada vez que estamos más cerca del Frühstücksplatz nos quedamos más tranquilos. Una vez allí, paramos para descansar antes de entrar en la parte menos técnica pero igualmente de agotadora psicológicamente, la arista lateral con la roca friable. Mis compis dicen que si me gusta este estilo de roca, que vaya al Cervino, porque es igual (a ellos no les ha gustado nada hacer el Cervino por la arista Hörnli). Coinciden en que ha sido la salida más difícil de su vida (evidentamente, para mi también), aún más que el Cervino. En los libros pone que es algo más difícil que el Cervino, y los dos señores que han hecho la arista norte y han cambiado unas palabras con nosotros dijeron lo mismo.

"Walk the line"

Llegamos al refugio sobre las 18h de la tarde. La mayoría de nuestro grupo ha bajado ya, nos esperan 2 personas, la cordada que ha desaparecido. Nos explican que el que tenía que ir de primero no sentía muy bien la roca al intentar el primer gendarme por el frío, han estado allí media hora esperando que pare el viento pero al final decidieron bajar. Y la otra cordada simplemente no era bastante motivada para entrar en la arista… también nos cuentan que ha venido el helicóptero para rescatar a una persona! Según la descripción era el hombre que hemos visto muy cansado cerca de la cima, el guía lo ha bajado como ha podido hasta el refugio, donde el cliente se quedó completamente agotado. Hemos quedado muy impresionados de que super-hombres son los guías de por aquí. Estamos muy cansados, pero 2 de los 3 queremos bajar. Nos cuesta convencer el tercero, pero al final le convencemos para bajar, después de comer algo. Empezamos a bajar a las 19h y llegamos al camping un poco antes de las 22h. Un día largísimo, 19 horas de actividad con la pausa de una hora de cenar, en que hemos sumado alrededor de 4700 m de desnivel mucho de ello en terreno técnico. (Mi record personal era de 3800 m, el año pasado en el Elbrus.) Nos quedan 10 minutos antes de que cierren las duchas, una ducha muy rápida y nos vamos a dormir.

El día siguiente subimos con un taxi hasta Zermatt (la carretera esta cerrada a partir de Täsch, no podemos subir con nuestros coches), y hacemos de turista por allí, tomamos las típicas fotos del Cervino, y miramos una fiesta folclórica.

Nota: fotos y vídeo de Alpár Katona.

Anuncios

Voy a Chamonix, no hay condiciones, qué puedo hacer…?

Muchas cosas!!

Cuando pensamos en pasar unos días en los Alpes, nos preparamos para vías de cimas de cuatromiles, de nortes, de corredores larguísimos, goulottes de hielo, aristas interminables, espolones de kilómetro… vías que necesitan unas condiciones y una meteorología concreta.

De repente, llegas a los Alpes para comenzar tus vacaciones, y… llueve entrecortadamente, o cada tarde, o no hay condiciones de nieve… pffff, qué desastre! toda una semana en una gîte, en el fondo del valle 😦

Puede ser una GRAN oportunidad para conocer itinerarios de menor exposición, a menor altura, y en entornos tan magníficos y con tanto ambiente como las vías clásicas en altura. Proponemos un caso real y concreto: pasamos una semana durmiendo cada noche en Chamonix, y vamos modificando las condiciones día a día (también reales), y proponiendo alternativas:

Lunes: hay demasiada nieve en las montañas como para irte muy lejos, casi no hay trazas, y no queremos pagar el teleférico hasta Helbronner. Además hay posibilidad de lluvias a partir de mediodía: Solución posible: arista de Cosmiques. Cómo que por qué? Al lado del funicular de la Aiguille du Midi, recorrido corto, con ambiente, y allí no lloverá, sinó que nevará y será menos molesto.

Martes: sigue habiendo nieve en las montañas, y sin trazar, las posibilidades de lluvia son mayores, pero a partir de más tarde… la roca está seca, puede ser una ocasión de tocar crestas a menor altura y que podamos acabar antes de que llueva. Por qué no en las Aiguilles Rouges?? Posibilidades? Inmensas, desde la corta y asequible arête d’Index, hasta la arete de Glière, o arête des Crochues, arête de la Floria

Miércoles: ha llovido por la noche, la roca está mojada, la nieve aún es abundante en altura, la meteo es dudosa… Bueno, otra actividad entretenida es ir a caminar sobre hielo a la Mer de Glace (tren de Montenvers) y montar unas cuantas líneas de escalada sobre séracs. Aparte de ver cómo entrenan otros grupos de alpinistas, estudiantes y aspirantes a guía, y grupos de rescate, nos servirá para entrenar y no machacarnos mucho con grandes aproximaciones.

Jueves: la roca está seca al menos hasta 3000 metros, la nieve puede haberse asentado en altura, pero anuncian más o menos buen día… queremos tocar roca… si no queremos volver a las Aiguilles Rouges, podemos tomar el funicular de la Aiguille du Midi, y bajarnos en la estación intermedia de Plan de l’Aiguille. Desde allí tenemos aristas clasiquísimas y con gran ambiente como la arête des Papillons (a 1h del funicular), la arête des Minettes (más asequible que la anterior) o la traversée des Petits Charmoz, algo más lejos pero con un recorrido variado y asequible.

Viernes y sábado: ha nevado por la noche, la roca no sólo está mojada, sinó que está nevada a partir de 2000m, pero se anuncian dos buenos y grandes días de sol. En altura hay nieve, y riesgo de aludes en pendientes expuestas, no queremos pagar el teleférico hasta Helbronner… Podemos tomar el funicular hasta la Aiguille du Midi, y hacer recorridos bien alpinos como: la arête Midi-Plan, el recorrido de la Pointe Lachenal, la goulotte Cheré sabiendo que ésta está formada, o de nuevo, la arête des Cosmiques, e incluso, la combinación de algunos de estos itinerarios…

Más alternativas:

  • si estuviéramos dispuestos a pagar el funicular hasta Helbronner, podríamos acercarnos a la Tour Ronde, cuya ascensión implica un recorrido asequible de nieve y roca.
  • si funcionara el funicular de Grands Montets (la semana pasada estaba cerrado) se podría plantear la ascensión a la Petite Verte, con recorrido de glaciar y arista.
  • si decidiéramos aprovechar viernes y sábado de buen tiempo para dormir fuera, y no hubiera tanta nieve en las aristas, podríamos acercarnos al refugio Albert I, y desde allí, atacar la arête Forbes, en la Aiguille de Chardonnet.

Colgaremos detalles los recorridos a medida que podamos 😉

Cascadas de hielo en Ceillac

Aprovechando una pequeña estancia en Ceillac (Alpes marítimos), incluyo las reseñas de cascadas y corredores de hielo que pudimos recorrer los días 18, 19 y 20 de marzo.

Acceso: debemos llegar desde la N94, ya sea desde Briançon al norte, o desde el sur, GapSisteron [ejemplo en GoogleMaps]
Hay que tener en cuenta el desvío hacia Guillestre, y luego siempre hacia Ceillac. Una vez en Ceillac, seguir la carretera, sin entrar en la población, dirección las pistas de esquí, y dejar el coche en el párquing.

Couloir Y, 250m, II/3+
Aproximación: es el corredor que se ve más claro desde el párquing. Caminar en dirección a las pistas de esquí, atravesar un puente, atravesar una pista de esquí, y empezar a subir hacia el corredor. Puede estar el camino trazado, y entonces no hay casi ninguna pérdida, siempre que no os vayáis a otro corredor.
Recorrido: Tiene una única entrada, pero tras el primer largo, se bifurca, generando dos recorridos: recorrido por la derecha (couloir Y droite), y recorrido por la izquierda (couloir Y gauche),. De ahí que se llame “corredor en Y“. Los dos recorridos son de dificultad similar. Tiene R0 con parabolts, en la entrada, y la R1 se puede instalar alargando el primer largo, hasta la bifurcación, en alguno de los árboles. A partir de aquí hay algún tramo que se puede hacer en ensamble, y resaltes de hielo que convendrá asegurar.
Descenso: una vez en la salida, flanquear a la derecha, hasta encontrar una canal con un camino evidente de bajada.

Sombre Heros, 100m, II/5
Aproximación: Empieza igual que hacia el couloir Y, pero está situado más a la izquierda, así que habrá que flanquear a la izquierda un poco más.
Recorrido: Tres largos, con reuniones preinstaladas al principio y al final de cada largo. El segundo largo es el que le da la graduación a la vía. Os incluyo la foto del estado en que lo escalamos, aunque si buscáis fotos por internet, la llegaréis a encontrar muy diferente. Debimos escalar 4 ó 4+ como mucho.

Sombre Héros Sombre Héros

Descenso: 2 rápeles por el mismo corredor.

Easy Rider, II/3, 70m
Aproximación: Este corredor se encuentra a la derecha del couloir Y, así que habrá que cruzar el puente, y buscar alguna traza que ascienda la ladera hacia la derecha. Sinó, emplear el sexto sentido. Atención, porque el canal justo a la derecha del couloir en Y, es el de descenso, Easy Rider, es la siguiente.
Recorrido: Corta y fácil, pero muy bonita. Buen ambiente. Se puede hacer en dos largos, haciendo R1 en mitad del corredor en reunión preinstalada o en el mismo hielo. R2 en los árboles de la parte superior. En una de las ocasiones, el primero de cuerda abrió con 60m de cuerda, y, a continuación, seguimos en ensamble, hasta que pudo montar la reunión superior, pocos metros después.
Descenso: Ràpel por el mismo corredor, o flanquear a la izquierda, hasta encontrar canal con camino evidente de bajada.

Aunque no la hicimos, también muy clásica en la zona:
Les formes du Chaos
, 300m, III/4

PD: Como véis, es una buena zona donde pasar un fin de semana haciendo varias cascadas (más de una en un mismo día), con guinda de pastel si encontráis Sombre Héros bien formada 😉