Posts Tagged 'escalada en hielo'

Cascadas de hielo en Ceillac

Aprovechando una pequeña estancia en Ceillac (Alpes marítimos), incluyo las reseñas de cascadas y corredores de hielo que pudimos recorrer los días 18, 19 y 20 de marzo.

Acceso: debemos llegar desde la N94, ya sea desde Briançon al norte, o desde el sur, GapSisteron [ejemplo en GoogleMaps]
Hay que tener en cuenta el desvío hacia Guillestre, y luego siempre hacia Ceillac. Una vez en Ceillac, seguir la carretera, sin entrar en la población, dirección las pistas de esquí, y dejar el coche en el párquing.

Couloir Y, 250m, II/3+
Aproximación: es el corredor que se ve más claro desde el párquing. Caminar en dirección a las pistas de esquí, atravesar un puente, atravesar una pista de esquí, y empezar a subir hacia el corredor. Puede estar el camino trazado, y entonces no hay casi ninguna pérdida, siempre que no os vayáis a otro corredor.
Recorrido: Tiene una única entrada, pero tras el primer largo, se bifurca, generando dos recorridos: recorrido por la derecha (couloir Y droite), y recorrido por la izquierda (couloir Y gauche),. De ahí que se llame “corredor en Y“. Los dos recorridos son de dificultad similar. Tiene R0 con parabolts, en la entrada, y la R1 se puede instalar alargando el primer largo, hasta la bifurcación, en alguno de los árboles. A partir de aquí hay algún tramo que se puede hacer en ensamble, y resaltes de hielo que convendrá asegurar.
Descenso: una vez en la salida, flanquear a la derecha, hasta encontrar una canal con un camino evidente de bajada.

Sombre Heros, 100m, II/5
Aproximación: Empieza igual que hacia el couloir Y, pero está situado más a la izquierda, así que habrá que flanquear a la izquierda un poco más.
Recorrido: Tres largos, con reuniones preinstaladas al principio y al final de cada largo. El segundo largo es el que le da la graduación a la vía. Os incluyo la foto del estado en que lo escalamos, aunque si buscáis fotos por internet, la llegaréis a encontrar muy diferente. Debimos escalar 4 ó 4+ como mucho.

Sombre Héros Sombre Héros

Descenso: 2 rápeles por el mismo corredor.

Easy Rider, II/3, 70m
Aproximación: Este corredor se encuentra a la derecha del couloir Y, así que habrá que cruzar el puente, y buscar alguna traza que ascienda la ladera hacia la derecha. Sinó, emplear el sexto sentido. Atención, porque el canal justo a la derecha del couloir en Y, es el de descenso, Easy Rider, es la siguiente.
Recorrido: Corta y fácil, pero muy bonita. Buen ambiente. Se puede hacer en dos largos, haciendo R1 en mitad del corredor en reunión preinstalada o en el mismo hielo. R2 en los árboles de la parte superior. En una de las ocasiones, el primero de cuerda abrió con 60m de cuerda, y, a continuación, seguimos en ensamble, hasta que pudo montar la reunión superior, pocos metros después.
Descenso: Ràpel por el mismo corredor, o flanquear a la izquierda, hasta encontrar canal con camino evidente de bajada.

Aunque no la hicimos, también muy clásica en la zona:
Les formes du Chaos
, 300m, III/4

PD: Como véis, es una buena zona donde pasar un fin de semana haciendo varias cascadas (más de una en un mismo día), con guinda de pastel si encontráis Sombre Héros bien formada 😉

Simulacro de evaluación de piolets de escalada en hielo

Primero, ¿cómo que simulacro? Hombre, ¿qué podemos decir si sólo hemos probado bien bien cinco modelos? Segundo, la motivación de este artículo es una forma de introducir que ya hemos empezado a adquirir parte del material específico del que no disponíamos para llevar a Tian Shan. Para ello, explicaremos el transcurso de la deliberación.

Algunas cositas a tener en cuenta a la hora de elegir un piolet de escalada:

  • Forma: punto algo banal, ya que en la actualidad, nadie se imagina un piolet de escalada en hielo con el mango recto. Han quedado en desuso en la práctica, por incomodidad, seguridad y baja efectividad.
  • Peso: cuanto menos peso, a priori, mejor, siempre que eso no repercuta en su capacidad de golpe…
  • El “pegue”: interesa que, por la propia física del piolet, ayude a realizar un golpe fuerte con una relación baja de esfuerzo. Esto no es fácil saberlo. Primero, hay que tener algo de práctica, y segundo, hay que probarlo 😉 Déjate aconsejar por gente experimentada, y si conoces a alguiene que te pueda dejar un piolet antes de comprarlo, mejor que mejor.
  • Dragoneras: depende de tu estilo de escalada, te serán útiles, o te serán un verdadero estorbo. Hoy en día, parece que tienden al desuso. Hay quien cree que las dragoneras son vitales. Si es tu caso, igual te interesa escoger un piolet cuyas dragoneras puedan desanclarse con facilidad. Personalmente, prefiero ir sin dragoneras.
  • Curvatura final del mango: es decir, el “tope” que evita que tu mano resbale del piolet. En el desuso que está cayendo la dragonera, está implicada la aparición de la forma del mango. Si escalas sin dragoneras, esta característica te dará seguridad a la hora de asir el piolet, ahorrándote gasto innecesario de fuerza.
  • Pico y pala: con la pareja de estos elementos, ganarás mucha polivalencia, y te servirán para cualquier terreno alpino.
  • Precio: a todos nos gusta pagar cuanto menos mejor 😛

Hasta ahora, habíamos realizado escalada en hielo con diferentes modelos de piolets. De hecho, cuando salimos a escalar, disponemos de un DMM The Fly, un Petzl Aztar y un Simond Anaconda. Los explicamos un poquito.

DMM Fly: De todos ellos, el menos técnico, bastante polivalente, peso razonable, y el más barato. Si no te quieres dedicar a escalar en hielo, pero disponer de un piolet que te saque de un pequeño apuro representado por un resalte helado, esta es una grandísima opción en cuanto a relación calidad/precio. Si, en cambio, quieres escalar largas vías… mmm, se te va a quedar corto. (Existe una versión más evolucionada de este modelo, el DMM Superfly, del que no hemos encontrado precio de venta en euros… La única diferencia aparente es la curvatura del mango)

DMM Fly
DMM Fly

Petzl Aztar: buen piolet, bastante técnico y polivalente, precio medianamente razonable. Algunos contras que, aunque bueno, no lo hacen el “mejor” para la escalada hielo: dragonera fija y no tiene curvatura inferior para la mano. Sin embargo, si tu obsesión no es la escalada en hielo, pero sí tener un buen material para enfrentarte a resaltes de hielo, es un buen piolet.

Petzl Aztar
Petzl Aztar

Simond Anaconda: ligero, estéticamente bonito, un buen pegue, bastante técnico, y bastante orientado a la escalada en hielo (se podría usar en otros terrrenos alpinos, aunque habría que contar con el desgaste del mango en contacto con la roca, ya que es de goma). Dragoneras desanclables con facilidad y curvatura del mango para apoyar la mano. Un piolet completo. Su gran handicap: el precio.

Simond Anaconda
Simond Anaconda

A parte, de estos tres modelos, hemos podido probar el Petzl Quark, y el Petzl Nomic.

Petzl Quark: técnico, ligero, ergonómico, dragoneras desanclables con un sistema de clip, curvatura para la mano, y existencia de modelos con pala y martillo. Sería el piolet de Petzl equivalente al Simond Anaconda. Tiene un buen pegue, y da mucha seguridad al escalar.

Petzl Quark
Petzl Quark

Petzl Nomic: más técnico, más ergonómico. Viene sin dragoneras, y no existe modelo ni de pala ni de martillo, pero es que no los necesita: es la mejor opción de la comparativa si sólo lo quieres para escalar en hielo. Lo hemos probado, y la seguridad que ofrece el mango es total. Si aún así temes que se te pueda caer, existen unos cordino elásticos para atártelos al arnés, no es cuestión de perderlo en un tercer largo de escalada 😉 Si lo quieres usar en otro tipo de terrenos, no sería la opción.

Petzl Nomic
Petzl Nomic

Hasta aquí nuestra comparativa. Existen otros muchos modelos de diferentes marcas que merecerían una evaluación, pero no hemos tenido ocasión de probarlos.

A lo que íbamos: tras las pruebas, deliberaciones, y contando con el material que ya disponíamos (teníamos piolets técnicos de alpinismo) hemos decidido adquirir unos Petzl Nomic, es decir, unos específicos de escalada en hielo. Al comprar sólo un par, lo destinaremos al primero de cordada en largos de hielo. Este par de piolets son gentileza de la asociación universitaria CIMA (http://cima.upc.edu) que nos los presta para la expedición. ¡¡Gracias compañeros!!

PD: Podemos prometer y prometemos, que no hemos recibido aportación económica por parte de ninguna marca para realizar este artículo… ¡Qué lástima! ¿No?

Finde de doblete en los alrededores de Bielsa y Chistau

Faltaba hablar del recién pasado fin de semana, que no es que no queramos decir nada, sinó que nuestras vidas personales requieren bastante tiempo. Como ya anunciamos el viernes, nuestra intención era desplazarnos a los valles de Bielsa el sábado a pinchar algo de hielo, y realizar la ascensión al Posets por el corredor Jean-Arlaud el domingo.

Bueno, nuestro resumen no pueder ser más fácil y no podemos estar más satisfechos que diciendo la verdad: finde completo y completísimo 😀

Sábado 23:

Llegamos un poco tarde, todo hay que decirlo, pero nos plantamos en la boca norte del túnel de Bielsa (vallée d’Aragnouet) y nos pasamos las horas de luz escalando en la cascada de la Dorada (no sus preocupéis, aunque con retraso, explicaremos como llegar 😉 ). Abrimos 6 tramos de escalada diferentes entre las diferentes reuniones instaladas: desde la reunión de la Americana, desde la reunión central, y desde la reunión del canal de la Dorada.

Cascada de la Dorada
Cascada de la Dorada, con las líneas de escalada que pudimos probar.
La amarilla es la Americana, el resto son todas variantes de la Dorada. 

Condiciones del hielo

Empiezan a ser tristes. Bajo la cascada de la Dorada caía otra cascada, pero esta de agua líquida. Pero aún es posible escalarla con cierta seguridad. La vía Americana, también nos fue posible escalarla, pero la columna vertical que la caracteriza se encontraba en un precario estado… Creo que no se rompió porque aprovechamos gancheando todo lo que pudismos. La vía Princesa aún estaba formada, con un lastimoso color apagado de hielo húmedo. También se podía hacer (vimos alpinistas en ella) la cascada del Estrecho.

Domingo 24

Saliendo a las 6h00 de la mañana, salimos del refugio libre de Viadós y nos pusimos de camino al Posets. Mi primera sensación es que íbamos bastante bien de tiempo. Así que disfrutamos de la ascensión mientras se hacía de día, cambiaban los colores del cielo, la montaña se llenaba poco a poco de sonidos de aves, las cimas de los picos se iluminaban con la luz solar… Precioso. Pero el estado de la nieve no era el ideal. Nos llevó 6h horas alcanzar el pie del corredor.

 Corredor Jean Arlaud
El corredor Jean-Arlaud en el centro de la foto. 

Tras la travesía de 1300 metros de ascenso, y con mucha nieve blanda, llegamos a pie de corredor cansados. El corredor en sí estaba algo falto de nieve, así que tenemos que superar dos resaltes de roca debiendo asegurar, un resalte mixto (con un hielo durísimo) y otro resalte más de roca, donde pasamos sin asegurar. Es muy emocionante la llegada al collado de Jean Arlaud y poder ver las vistas de la vertiente sur. A continuación, ascenso a la cima y algo de reposo, que falta nos hacía. Cabe decir, que la vista desde el Posets es una de las mejores que recuerdo. Con la tontería, abandonábamos la cima a las 16h20.

Cima del Posets 3375m
Lori y Manu, en la cima del Posets, 3375m

Fue bastante tortuoso el descenso. Cansados tras 10h de actividad, sumado al patético estado de la nieve, progresábamos con bastante lentitud. Se nos hizo de noche llegando al valle, y llegamos de noche (las 19h30) al refugio de Viadós. Pero todo no acababa allí: en el refugio rehicimos las mochilas, con el material de pernocta que habíamos dejado, y caminamos cargadísmos hasta el coche (20h45 en el coche).

Condiciones de la nieve en el valle de Chistau

Si habéis seguido los párrafos previos, ya habréis adivinado: demasiado blanda para realizar la aproximación a pie, con esquíes la cosa irá bastante mejor, pero entonces hay que buscarse un camino alternativo al normal, al menos hasta la cota 2000m. Después se puede hacer bien con esquíes (hasta pie de corredor seguro, y hasta casi la cresta si se va por el camino tradicional).

Al corredor le falta nieve para hacerlo bien y disfrutar. Se puede hacer, sí. Pero tienes unos cuantos resaltes de roca, bastante incómodos. La nieve es en general blanda, pero no polvo, así que aunque es pesada se puede progresar con cierta regularidad.

PD: Hasta aquí lo que podemos contar 😉 Faltaría explicar mejor los recorridos para los ávidos que queráis visitar las zonas, y las fotos… pero es que también faltan las de la semana pasada en Cadí!! uopsssss!! Tranqui todo el mundo!! Que habrá de todo pero a su hora… Hasta pronto chavales!!